Carlos de Foucauld

La fragancia del Evangelio

Una aproximación a la figura de Carlos de Foucauld y su espiritualidad.
No es fácil escribir algo nuevo sobre Carlos de Foucauld. ¿Qué tiene este hombre que, tras su conversión, se retiró durante casi treinta años al desierto para atraer tan poderosamente a muchos de los espíritus más perspicaces de nuestra época? ¿Cuál es el núcleo esencial del mensaje de este creyente, seguidor fiel de Jesús de Nazaret y en Nazaret, para que muchos contemporáneos intuyan en él un guion, una ayuda, para avanzar confiadamente en su vida cristiana, y hasta un profeta de los que marcan senderos nuevos al cristianismo? El vizconde de Foucauld, convertido en sirviente de las clarisas de Nazaret, primero, después en monje trapense y, finalmente, en ermitaño y misionero en el Sahara, resplandece en el cielo de los amantes del Evangelio de Jesús por haber conseguido hacer de la fidelidad a Dios y a su propia personalidad una misma e idéntica realidad. Imposible ser fiel al Absoluto de Dios sin serlo al mismo tiempo y por el mismo motivo a la imagen y semejanza de dicho Absoluto, que me llama desde dentro de mí de manera inconfundible e irrenunciable.
Especialidad:
Colección:
ISBN: 
9788428829502
Fecha publicación: 
07/04/2016
Encuadernación:
Núm. páginas: 
243
Código interno:
172851
  • Ver índice
    Índice: 
    Prólogo
    1. «Mi» Carlos de Foucauld
                Contemplación y servicio a los pobres
                «Sal de tu tierra, de tu casa y  de tu parentela…»
                La adoración al Eterno, escuela de servicio desinteresado
                Volvamos al Evangelio
    2. La luz nueva de la fe
                Responsabilidad de los creyentes frente al fenómeno de la increencia
                Afrontar con valentía los obstáculos que se oponen a la fe
                Fuerza liberadora de la fe entendida como experiencia de Dios
                Encontrar en mí mismo al Dios que me busca
                La fe cristiana, mirada a fondo a la realidad del mundo
    3. El absoluto de Dios  
                Todas las cosas creadas son «relativas» al Creador, único Absoluto
                Encuentro de sí mismo en Dios
    4. El amado Señor Jesús
                Solo es digno de fe un Ser supremo que hace de su superioridad un servicio
                Encontrar a Dios en las encrucijadas de la historia
                Ser humanos a la manera divina
                La lectio divina, camino de encuentro personal con Jesús
                Elocuencia del silencio enamorado
                El Evangelio, «más allá» del catecismo y del derecho canónico
                Las bienaventuranzas evangélicas, fondo y forma de la predicación cristiana
    5. La eucaristía es Jesús
                La presencia real de Jesús en la eucaristía ilumina la presencia total de Jesús en la vida cristiana
                La eucaristía no es un banquete para puros y satisfechos
                Imposible amar al Dios de Jesús sin bajar con Jesús al anonadamiento (kénosis)
    6. El sacramento del último lugar
                Se trata de un amor que compartir
                Bajar para encontrarse con Dios
                El último lugar como abrazo con el eterno Viviente
                Un pensamiento no decadente sobre el ser humano
    7. Para ser feliz con Jesús
                No vivimos para tenernos que morir
                La alegría de un corazón amistoso (tierno)
                La alegría de tener hermanos en todas partes
                Amistad y fraternidad con Cristo resucitado
                La felicidad de Dios, patrimonio del alma enamorada
                La «alegría de la fe» en el papa Francisco
    8. Para no falsear la cruz de Cristo
                La felicidad humana depende del amor
                También la fecundidad de una vida humana depende del amor
                En la cruz del amor se resumen las bienaventuranzas del Reino
                Para no ser «perros mudos»
                Para sacar amor de donde no hay amor
                La cruz solo es llevadera en el amor al Crucificado y a los crucificados de la historia
    9. Para ser hermano de todos
                Nazaret como vida en fraternidad
                Sencillez en todas las manifestaciones eclesiales
                La familia humana y la familia eclesial
                La fraternidad con los ricos a través de la fraternidad con los pobres
                La fraternidad universal ante el desgarro de la guerra
                El espacio de la «duda» en la construcción de la fraternidad universal
    10. La llamada del desierto
                El desierto es un alimento grueso
                En el desierto el tiempo está preñado de eternidad
                El sagrario como «desierto» siempre cercano
                Las soledades de la vida como invitación al desierto
                Desierto como huida de vanas discusiones y luchas por el poder
                El desierto, lugar de renovación espiritual y misionera
                La condición peregrinante de la Iglesia, garantía de su eficacia evangelizadora
    11. Cómo puedo, si te amo de verdad, no mirarte
                La oración, «argamasa» de la vida cristiana
                Una mirada de amor sobre el mundo y la vida
                La contemplación de amor conduce a «gritar el Evangelio desde los tejados
                Solo la santidad (gratuidad) de nuestras obras realiza el bien
                Familiaridad gozosa con el Padre
    12. Dar la vida por los que se ama
                Una forma no rechazable de amar la muerte
                Mi vida no me pertenece si no es compartida
                Con todas mis imperfecciones sirvo a la causa de Jesús y de su Evangelio
                La fidelidad a la oración ayuda a llevar la cruz del amor
                Hablar de los derechos humanos, un deber del evangelizador
    13. Misioneros que no colonizaron
                La encarnación como irrupción de la energía divina en el mundo
                Austeridad de vida y solidaridad con los más pobres
                Evangelizar con la simple presencia
                Cuidar al máximo el diálogo interreligioso
                El buen entendimiento de la «catolicidad»
    Carlos de Foucauld, pionero de la evangelización por la amistad (simple presencia)
    Por una «mística» de la encarnación
    Carlos de Foucauld y el papa Francisco, unidos en la misión no colonizadora
    «Kerigmatizar»: poner en el corazón de la existencia la fe en Cristo resucitado
    Apéndice. La profecía de Carlos de Foucauld
    Bibliografía
$35.500